Sunday, July 12, 2015

Eppur si muove

Deus ex Machina
En la inmensidad del engranaje
del fantasma que pena en
vidas pasadas y actuales,
que nos toca vivir una y
otra vez.

No hay camino por no recorrer.
ME SUICIDO, no que
impediría el movimiento
y habría descontrol ante
incertezas.
Me saco el CORAZÓN y
el CEREBRO para vivir
mejor...

                           y sin embargo, se mueve.

Friday, July 10, 2015

Es suicide (r)

Esa galla que meda vueltas y vueltas en el silencio del baile entronado con una muchedumbre nostálgica, en el centro se arrastra hacia el borde de las figuras centrífugas. Estábamos hablando de las formas de amor en planetas distantes. Ella comenzaba a marear los pliegues del muro que sazonaba recuerdos y lagunas vacilantes en alta mar. Desidiosa conversación. Perdida en la artrosis de un momento culmine para la inexistencia, distorsionada por el reino animal, con el paso de las estaciones cósmicas empapadas de las fecas divinas como un sacrificio se mueve entre las llagas de cínicos y feligreses sin remedio. El instante exhibía una megalomanía de esos cuerpos dándose unos a otros. Podía sentir que su complexión se destruía en la implacable humanidad, compuesta por un mundo químico inefable. Al mismo tiempo se burlaba de Dios y del destino, y miraba más allá de mio hombro con una candidez insana que recogía una total interferencia en las percepciones alteradas por el whisky y la marihuana. No era yo, tampoco ella. Eso de las identidades se lo dejo al diván de los beatos que ponen sus cruces en los penes y vaginas de nuestra generación. Al despertar era un suicidio psíquico, nos extrañábamos.

Wednesday, July 1, 2015

Noche de porcelana

Sin maquillaje
se llamaba verdad, una horrible
mentirosa.

Vino desde veranos pretéritos
a la circulación que impregna
mis arterias y demuele mis
pensamientos más negados.

En un ángulo extendido,
un pictograma
detrás de la luz roja que
ofusca a los ojos de la noche
ilusos tras un manto nuboso
amenazando con furia en
forma de tempestad.

Qué mira y qué no.
Imposible de tocar.
Pueden vernos, pero nada hacer.
Como muertos calentando sus almas,
los árboles que abrazan la vista,
insectos crujiendo en la profundidad
empapada de éxtasis con
rostro de invierno.

Apaguen las luces, hay un juego.
Miren que no pueden tocar.
MODERNIDAD.
Las horas se mueven lentamente.
Se cansan de mirar, y yo,
de tocar.